viernes, 22 de febrero de 2013

VARADO EN EL OLVIDO



Aquella noche lenta
cuando los vientos peleaban,
el ajetreo de la arboleda
que ahondaba aun  más
en su triste pérdida,
 calló al fin la voz
de mi flaqueza interior.
¡Los pinos cantan!
Puedo oírlos susurrar,
puedo verlos, sentirlos…
¡Existo!
Pienso en silencio, descalza,
después retomo el camino,
 y apresándolo en el pasado,
decidida, lo olvido.
¡Los pinos cantan!
Es verdad, los pinos cantan,
allá entre los últimos
de los que apenas
me llega su melodía,
acariciando sus copas
y buscando la humedad del mar,
yace la mirada de esos ojos,
frente a la cola del barco,
y la mirada de los míos propios.

Poema escrito en 1994
Soraya

No hay comentarios:

Publicar un comentario